>

Los comercios se comprometen a vender hortalizas cultivadas de manera sostenible, y Biobest está listo para ayudarlos

Todo un cambio en las reglas del juego. La cadena de supermercados holandesa Jumbo llegó a un acuerdo con Greenpeace en 2016. En virtud de él, a partir de 2020 todas las patatas, verduras y frutas holandesas, y la mitad de las flores, tendrán que estar clasificadas siguiendo las pautas de la etiqueta de calidad ambiental «Milieukeur». Proveedores como The Greenery comenzaron los preparativos de inmediato. Albert Heijn, otra gran cadena, pronto imitó la iniciativa. Por lo tanto, Biobest Netherlands tiene sobradas razones para profundizar en los requisitos de la etiqueta «Mileukeur». Bart Sosef, director general: «Nuestros clientes nos preguntan constantemente cómo aplicar esos requisitos a la práctica diaria. Esa es una parte importante del asesoramiento a medida que pretendemos facilitar».

Por ese motivo, Biobest Netherlands organizó una reunión con Niko Moerman, jefe de proyectos en SMK, la organización que está detrás de la etiqueta ecológica Milieukeur, que este año celebra su 25 aniversario. El 16 de marzo, Niko explicó al equipo de Biobest todos los detalles de la etiqueta Milieukeur y los requisitos asociados, que no se limitan a la protección de los cultivos sino que abarcan también la nutrición de las plantas, el agua y las condiciones laborales.

Por supuesto, la conversación se centró bastante en la protección de los cultivos de hortalizas en invernadero. Moerman: «El principio fundamental para Milieukeur es un planteamiento integral del control de plagas y enfermedades. Las soluciones biológicas o mecánicas van siempre en primer lugar. El control químico solo se permite cuando no existen soluciones alternativas. No buscamos un “ligero MIP”. Establecemos normas específicas en términos de cantidad máxima de ingredientes activos por hectárea y año. Otro requisito para los cultivos protegidos: tres plagas importantes tienen que controlarse únicamente con productos biológicos. Está completamente prohibido el uso de ciertos ingredientes activos, por ejemplo: glifosato, glufosinato de amonio o imidacloprid (excepción hecha para este último en los cultivos de berenjena, para los que todavía no se dispone de un producto más ecológico). Otros ingredientes activos se definen como «arriesgados», con un límite estricto del número de aplicaciones autorizadas por ciclo de cultivo. El uso de estos productos conlleva una penalización que el agricultor deberá compensar con puntos de bonificación en otras áreas. Los puntos de bonificación se pueden obtener con medidas como redes para insectos, o mediante el uso del control biológico para más plagas. La etiqueta Milieukeur estipula que un agricultor necesita al menos 10 puntos de bonificación en el ámbito de la protección de cultivos».

Biobest asesora e invierte en I+D

Bart Sosef resume el papel de Biobest en todo esto: «Queremos asegurarnos de entender las reglas en profundidad. Sabemos que están al alcance de los agricultores modernos y con grandes aspiraciones, y ayudaremos a nuestros clientes a ponerlas en práctica. Mantendremos un intercambio frecuente de ideas con SMK».
Pero el papel de Biobest no termina ahí. Invertimos mucho en I+D. Así que, cuando se presentan ciertos desafíos para los que aún no existen soluciones biológicas, invertimos en encontrar nuevas estrategias o soluciones. Eso permitirá que SMK suba el listón poco a poco y amplíe los requisitos de control biológico.

Herman Van Mellaert, director de desarrollo de negocio en Biobest, comenta: «Lo que está sucediendo ahora en Holanda ejemplifica una tendencia importante. Destaca un área en la que estamos ganando experiencia rápidamente. Nuestro objetivo es participar activamente en el diálogo con los comerciantes y con organismos de certificación como SMK, para ayudarles a fijar normas desafiantes pero alcanzables para la producción sostenible. Eso es ni más ni menos lo que espera el consumidor. En consecuencia, estamos preparados para ayudar a nuestros clientes a lograr una cosecha excelente que cumpla los requisitos. De esta manera nos comprometemos a hacer una importante contribución a la consecución de una agricultura “consciente”».

 

Hagamos que las cosas sean más fáciles para usted.

Le podemos seguir aconsejando si nos avisa dónde se encuentra y qué idioma prefiere usted. Gracias.

Sólo tendrá que hacerlo una vez (permitiendo cookies recordar sus preferencias).